¿Conoces este parque de atracciones fantasma en el norte de España?




¿Que tal cazadores? Como yo se que también os gustan los sitios de interés cultural..esto perdonar quise decir lugares desolados, arrasados por el tiempo, descuidados y…con este toque de misterio o paranormal. No olvides dejar tu comentario y compartirlo 🙂

PARQUE DE ATRACCIONES FANTASMA EN EL NORTE DE ESPAÑA, CORRE QUE LO DERRIBAN

Artxanda 0769_thumb




Para poder disfrutar de este espectacular recinto, o mas bien lo que queda de el, es necesario trasladarnos hasta <<Vizcaya>>.

El parque de Atracciones de Vizcaya (Artxanda), fue un parque de atracciones impulsado por la diputación foral de Vizcaya a principios de la década de 1970 y situado a muy pocos kilómetros del centro de Bilbao, incluso se podía acceder por el funicular de Artxanda.

Las autoridades provinciales vizcaínas lanzaron una convocatoria pública proclamando la necesidad que sentía toda la provincia de un lugar abierto, que sirviese de recreo a personas de todas las edades, con unas instalaciones que combinasen lo moderno y lo clásico y que ofreciesen el medio para el ocio más limpio y natural. En 1972 la Excelentísima Diputación de Vizcaya otorgó su confianza a la sociedad Parque de Atracciones de Vizcaya S.A., que fue expresamente constituida por tres entidades financieras y la empresa Parque de Atracciones de Madrid para la construcción y explotación del recinto.
 Los trabajos comenzaron en 1973 y el parque se inauguró en 1974, manteniéndose en funcionamiento durante más de quince años, hasta que fue clausurado en el año 1990 debido a la baja afluencia de público. Actualmente se encuentra en desuso y en estado de ruina.

park1



Historia

Inicios

A principios de la década de 1970 el país vivía los últimos años del franquismo, el régimen agonizaba y la sociedad civil demandaba urgentemente un cambio político, social y económico.

En 1972 la empresa gestora del Parque de Atracciones de Madrid en la Casa de Campo convenció a la Diputación de Vizcaya de la idoneidad de construir un complejo recreativo en Bilbao, en las afueras. El 31 de mayo de 1972 se publicaba en el Heraldo Provincial la disposición de tres importantes entidades de hacerse cargo del proyecto. EL 28 de julio de aquel año se creó la sociedad Parque de Atracciones de Vizcaya Sociedad Anónima, compuesta por Parque de Atracciones de Madrid, la Caja de Ahorros Municipal de Bilbao, la Caja de Ahorros Vizcaína y Bankunión, para la construcción y explotación del recinto. El 9 de julio de 1973 comenzaron los trabajos y en 14 meses 270 obreros de la empresa Edificios y Obras S.A. construyeron el parque tras haber utilizado 13 toneladas de dinamita para remover alrededor de 300.000 metros cúbicos de tierra. Con una inversión que ascendió a 515 millones de pesetas (3,1 millones de euros), daba trabajo a 130 empleados y en su tiempo se le consideró el más moderno y mejor parque de atracciones de Europa.

Inauguración 

La idea era inaugurar el parque en el verano de 1974, a principios de julio, pero a pesar de la celeridad con la que se habían llevado a cabo los trabajos el parque no pudo estar completamente acabado para ese mes. La expectación aumentaba en la ciudad, así que con el fin de evitar una afluencia masiva de público la inauguración oficial se programó un miércoles, el 14 de agosto de 1974.
 Pero el 13 se anunció un nuevo aplazamiento de diez días, hasta el 24 de agosto… Hasta que por fin el día 14 de septiembre, sin fastos oficiales y con el verano casi terminado, el Parque de Atracciones de Vizcaya abría sus puertas a las 6 de la tarde.

El día de la inauguración el parque estaba compuesto por las atracciones, la pista de Karting, y la mayor parte de los locales hosteleros; el auditorio no se inauguró hasta el año 1975 y faltaban aún por llegar el zoo y las instalaciones deportivas. El parque se fue completando hasta el final de la década de los 70 con zonas verdes, merendero y el auditorio para 4.800 espectadores. Entre sus cifras destacaban los 250 metros de largo por 20 de ancho de la avenida principal, las 75 toneladas de peso de la montaña rusa, los 2000 metros cuadrados del porche de la entrada, los 22 kilómetros de cable subterráneo para la instalación eléctrica o los más de 11 kilómetros de tubería de suministro de agua y saneamiento.

 

Funcionamiento

Como era de esperar, esta iniciativa tuvo una gran acogida, tanto por el público como por los medios de información, y se vio refrendada con la gran afluencia de público que fue a disfrutar de las instalaciones, llegando a recibir 447.000 personas en el año 1975. Durante sus primeros 3 años de existencia el Parque de Atracciones de Vizcaya se convirtió en la principal referencia de ocio en Vizcaya.

Había atracciones fundamentalmente para niños (tiovivos, mini-motos, coches Ford T sobre raíles, fuerte y campamento indio…), pero también para adultos (Montaña Rusa, Karting, Tren Fantasma, Gusano Loco…).2 El recinto estaba perfectamente equipado con un gran aparcamiento, cafeterías, restaurantes y puestos de dulces y golosinas. Gente de Vizcaya y de otras provincias limítrofes acudían al parque, que vive en la década de 1970 sus mejores años. En sus primeros años de vida el Parque de Atracciones, siendo la gran novedad, tuvo un más que notable número de visitas. En la década de 1980 el plan de un día entero en el parque era muy normal, preferiblemente en verano. La asistencia al parque en otoño o en invierno bajaba drásticamente hasta el punto de tener que cerrar muchos fines de semana durante esos meses.

Una línea de autobús subía desde Bilbao hasta el complejo, siendo escasa su frecuencia al principio y ampliándose más tarde. Aun así se generaban enormes retenciones.

En 1975 se inauguró el mini-zoo, muy popular y con gran variedad de animales, y en 1978 la piscina, para la cual había que pagar entrada aparte. Fue durante mucho tiempo la mejor piscina de Vizcaya, aunque en mal emplazamiento. Durante años se inauguraba al menos una nueva atracción por año, pero había indicios de que la cosa no iba bien del todo, y esto se vio acentuado con la crisis industrial que vivió Vizcaya entre 1982-1984. El parque quiso en 1981 modernizarse para tratar de relanzarse, pero la crisis vizcaína lo impidió.

El Parque de Atracciones de Vizcaya se convirtió en un emblema de la nueva Vizcaya, que había sido cimentada a base de industria, capital y trabajo, pero que con la reconversión industrial de principios de los 80 miraba hacia un futuro incierto.



Estado actual

BenQ Digital Camera

Después de que en 1990 se anunció su cierre, el Parque de Atracciones de Vizcaya ha estado en desuso. Muchas atracciones fueron desmontadas o vendidas a un parque de atracciones portugués, entre ellas la pista de autos de choque, la Noria Visión, la montaña rusa, el pequeño ferrocarril, las motos infantiles, las barracas, caballitos, tiovivos… La maleza se ha apoderado del recinto y las instalaciones corren peligro de desprenderse, estando en absoluta ruina.Se puso en venta en el año 2011 por 2,4 millones de euros, pero no hubo comprador. Actualmente el Departamento de Hacienda de la Diputación de Vizcaya usa parte del complejo como archivo y la Diputación de Vizcaya como almacén, habiendo tenido otros usos temporales como el de aparcamiento de camiones y remolques de los feriantes de las atracciones de fiestas de Bilbao o almacén de decomisos y embargos.

Horarios y Precios

  • Horarios

En sus comienzos el parque abría todos los días de marzo a septiembre y sábados, domingos y festivos el resto del año.
 Esta situación duró hasta el año 1979 cuando se decidió su cierre durante todo el invierno. En septiembre de 1984 el horario era el siguiente: se abría desde las 4 de la tarde los sábados y desde las 12 de la mañana los domingos, cerrándose a las 9 de la noche.

  • Precios

El año de la inauguración las entradas costaban 10 pesetas las infantiles y 20 las de adulto (sólo acceso al parque), siendo el gasto estimado en tickets para las diferentes atracciones de unas 110 pesetas por persona, ya que el circuito de karting se pagaba aparte. El precio de los autobuses era de 13 pesetas adultos y 10 pesetas niños, elevados en comparación con las 20 pesetas que costaba acceder al parque. Las últimas entradas, ya con la entrada única implantada, costaban 300 pesetas los días laborables, y 500 pesetas los días festivos, a las que había que sumar 100 pesetas de la Selva mágica y otras 100 por 4 vueltas (50 para niños) en el circuito de karts.



Atracciones

Autos de Choque 

440px-CIRCUITO-DE-KARTS-2-BAJA

  • La enorme pista de autos de choque (de 30×14 metros) estaba cerca de la entrada, a la derecha, bajo las pirámides. En ella circulaban en torno a 30 vehículos.
  • Barracas. Entreprise. Esta noria seminclinada con estética de nave espacial se inauguró en 1986. Su nombre se tomó del universo Star Trek. Scanner. Inaugurada a mediados de la década de 1980 su nombre lo tomó de la teleserie Galáctica, Estrella de Combate, donde se hablaba del scanner en todo momento. Se trataba de la ya tradicional plataforma circular que daba vueltas para un lado y para otro y de arriba abajo. Gusano Loco. Era la versión corregida y aumentada de los famosos “gusanitos” de las barracas de ferias, donde a bordo de un largo vehículo articulado la gente daba vueltas a un circuito (en el caso del Gusano Loco se metía por un túnel y tenía varios desniveles). El Pulpo. Sorprendente en la época, era un pulpo giratorio gigante.
  • Tiovivos. La clásica atracción, con un muñeco guarda urbano en el centro y caballitos alrededor.
  • Apolo. La típica atracción de avioncitos dando vueltas, que en este caso eran naves espaciales.
  • Atracciones made in USA. Ideas importadas directamente de los parques de atracciones norteamericanos. Camas elásticas, el Laberinto de Espejos y los Espejos grotescos.
  • Tren Fantasma o La Casa del Terror. Su apariencia exterior ya producía terror entre los más pequeños. Era una estructura de dos pisos en forma de castillo fantasmagórico, reproduciendo vampiros, demonios y todo tipo de monstruos asomados a las ventanas. En años posteriores el Tren Fantasma pasó a mostrar paisajes de pesadilla con fantasmas, hombres lobos, momias, zombies y calaveras. La atracción consistía en recorrer los dos pisos del edificio montado en unos cochecitos en los cuales cabían dos personas y toparse durante el recorrido con autómatas y muñecos inanimados del Conde Drácula, el Monstruo de Frankenstein, brujas, muertos, gigantes, momias…
  • Carrejo deportes rurales. Se organizaban espectáculos y competiciones de deporte rural vasco.
  • Casa de la fantasía. Era el hogar de Blancanieves y los siete enanitos de espumillón y tela. A través de unos grandes escaparates los visitantes podían ver el dormitorio de los enanitos, su salón, el comedor y la bruja.
  • Casa encantada. Contenía un recorrido laberíntico y lleno de obstáculos. En sus dos niveles se podía cruzar un puente colgante, deslizarse por un tobogán, escalar unos peldaños casi imposibles y atravesar dos barriles que giraban uno a la inversa del otro para al final atravesar un gran túnel giratorio que dificultaba la salida y tiraba a los más confiados. Hoy en día es el hogar de una colonia de murciélagos.
  • Casa magnética. Era un lugar repleto de paredes inclinadas y dibujos estridentes que se diseñó para conseguir crear un curioso efecto óptico. Se entraba por un ventoso pasillo en zig-zag que daba acceso a una habitación cuya perspectiva había sido distorsionada inclinando el suelo y alterando el punto de fuga.
  • Columpios. En una pequeña zona arbolada estaban las barcas, el tobogán con forma de elefante, la bola y una locomotora amarilla, de básicas estructuras metálicas. En el lugar que ahora ocupan los columpios antiguamente estaba el Fuerte Militar y su pozo para pedir deseos, así como el Campamento Indio.
  • Atracciones Infantiles. Para los más pequeños estaban el Parque Infantil, el Laberinto Baby Acuático y el Baby Mixto.
  • Fuentes Cibernéticas y Cascadas Acuáticas. Se instalaron 2 fuentes luminosas en los extremos de la Avenida Principal. El espectáculo de agua y luz se ponía en marcha a diferentes horas y era otra atracción más. El diseño es de los arquitectos del Parque y el sistema de juegos de luz y agua del estudio de Carles Buïgas i Sans. En otra parte de la avenida se encontraban las llamativas Cascadas Acuáticas.
  • Karts. No incluido en el precio de la entrada. Era una de las atracciones más populares, recomendada para mayores de 16 años. Formada por dos pistas, una para adultos de 180 metros y otra de unos 100 metros para los más jóvenes.
  • Máquinas automáticas. Todo un edificio estaba dedicado a albergar máquinas tragaperras, videojuegos y autómatas que funcionaban echando una moneda. Esta dependencia desapareció en 1989 cuando fue sustituido por la Selva Mágica. Estaba en al calle que servía de entrada y salida del parque.
  • Mini-Golf. El Mini-golf de 15 hoyos estaba situado nada más entrar al recinto del parque, junto a las Fuentes Luminosas.
  • Montaña Rusa. El día de su inauguración era una de las más grandes de España, con un recorrido de medio kilómetro y más de 75 toneladas de peso.
  • Minimotos. Circuito de Motos Infantiles para los más pequeños.
  • Noria Visión. Fue una de las más altas de España con sus 26 metros de altura. Las vistas desde los más alto eran espectaculares.
  • Pista de Ford-T. Se podía subir a uno de los Ford-T automatizados y darse un paseo por una pista cerrada de algo más de un kilómetro de largo.
  • Pista de Fórmula 8. Enorme pista (bajo tres pirámides) cercana a las Terrazas Campestres.
  • Salón de tiro. La clásicas casetas de tiro donde se podían conseguir todo tipo de regalos.
  • Selva Mágica. No incluida dentro del precio del parque. Simulaba un paseo por la jungla con figuras articuladas de animales que se movían por ordenador. Se alquiló en 1989 por 20 millones de pesetas (unos 120.000 euros) y se instaló en el espacio que ocupaban las máquinas tragaperras. Un mes más tarde sufrió un incendio que provocó su clausura.
  • Tómbola. Llamado Premiolandia, se sorteaba cada domingo una bicicleta.
  • Tren Turista. Se trataba de un pequeño ferrocarril con un recorrido de medio kilómetro y más de 75 toneladas de peso. La estación se encontraba situada cerca de la montaña rusa y el tren hacía un recorrido alrededor de las atracciones de la zona superior del parque.

440px-COMEDOR-3-BAJA

 

Piscina

BenQ Digital Camera

Restaurantes

1249516312204_f

 



Patrocina

Deja un comentario:

Tu correo no será publicado.