«Es bueno investigar con un 50% de escepticismo» El Diario Montañes

Sheila Izquierdo hace una entrevista el Director de In Search Of Ghosts, tras dar una conferencia en el club de lectura de Astillero “El Puente de Los Ingleses” ARTÍCULO EL DIARIO MONTAÑES

CUANDO HACES ALGO QUE TE GUSTA SIN GANAR DINERO Y TE LLAMAN ESTAFADOR




Jonathan Valle, un cántabro que se dedica al mundo de la hostelería, siempre tuvo afición a lo paranormal y con el paso de los años ha terminado especializándose en la materia, hasta el punto de registrar todos aquellos sucesos ‘extraños’ que ocurren en la región. Por ello, este ‘cazafantasmas’ fue el protagonista de la última conferencia que organizó el Club de Lectura El Puente de Los Ingleses de El Astillero.

–¿De dónde le viene a usted esta afición a lo paranormal?

SHEILA IZQUIERDO El Astillero 

Jonathan Valle, un cántabro que se dedica al mundo de la hostelería, siempre tuvo afición a lo paranormal y con el paso de los años ha terminado especializándose en la materia, hasta el punto de registrar todos aquellos sucesos ‘extraños’ que ocurren en la región. Por ello, este ‘cazafantasmas’ fue el protagonista de la última conferencia que organizó el Club de Lectura El Puente de Los Ingleses de El Astillero.

–¿De dónde le viene a usted esta afición a lo paranormal?

 –Desde pequeño. Siempre me gustó mucho el cine de terror, más el que tira a lo paranormal como Poltergeist de 1982 o ahora la franquicia Expediente Warren, que el gore de películas como ‘Hostel’ o ‘SAW’. Empecé viendo films y leyendo, y cuando me di cuenta estaba grabando mis propios programas de investigación paranormal.

–Dicen que hay que creer para ver…

–Digamos que el que cree, siempre verá ‘fantasmas’ por su propia sugestión; al contrario que el que no cree, siempre verá razones para él más que obvias y tratará de buscar posibles causas científicas. Yo no intento vender nada, simplemente procuro continuar investigando, quizá lo que alguien comenzó. Siempre es bueno ir a investigar con un 50% de escepticismo.

–¿Qué es lo que ha llegado a ver?

–Diversas lecturas como mínimo extrañas con mis aparatos. Desde caídas de temperaturas en lugares donde no había corrientes, campos electromagnéticos donde no debería haberlos, sensores de movimiento que al parecer saltan solos (siempre hay una videocámara grabando para descartar causas normales)… Respuestas a mis preguntas a través del Spirit Box (caja de espíritus).

–Si tuviera en frente a un hombre de ciencia y le dijera que todo es producto de la imaginación, ¿Qué le diría?

–Que tiene una gran parte de razón. Hemos estado en varias casas de particulares que nos han llamado por diversos ‘problemas’ extraños. Siempre vamos en alerta, debido a que no sabemos qué nos vamos a encontrar ni a enfrentar, incluso cuando nos hemos ido. Hay veces que nuestro cerebro nos juega malas pasadas, vemos una película de terror y tememos subir andando por las escaleras de nuestra casa… Incluso el corazón se acelera. No obstante, no le daría toda la razón. Algo hay. ¿El qué? Lo desconozco, por ahora…

–Se sirve de diversos aparatos, como los medidores de frecuencia. ¿Cuáles emplea y qué rigor tienen?

–Cuando vamos a un sitio a investigar, lo primero es tener la mayor información posible y, luego, buscar respuestas con nuestros equipos. Le diré que algunos se pueden comprar y otros fabricar, teniendo unas bases de electrónica. El Mel Meter KII nos da la temperatura y también mide el campo electromagnético. Si capta una lectura electromagnética y una caída considerable de la temperatura, podría estar registrando actividad paranormal. La grabadora digital es el mejor amigo de un ‘cazafantasmas’. Si tenemos mucha suerte, podremos registrar pruebas psicofónicas contestando a nuestras preguntas. El Spirit Box es un aparato que cuando lo compré, hasta yo mismo pensaba que había tirado 80 euros a la basura, pero con el tiempo, creo que realmente funciona. Barre todas las emisoras de radio y crea un ruido blanco que teóricamente atrae a los entes.

–Ha estado en lugares místicos de la región, como la isla de Pedrosa… ¿Le importaría revivir aquella experiencia con nosotros?

–Isla Pedrosa es un lugar con mucha historia. Hay varios edificios, pero para mí, sin duda, el que más me llama la atención es el pabellón principal. Hemos obtenido varias psicofonías, casi una docena de respuestas claras al Spirit Box y registros de campos electromagnéticos. Sin duda, es un lugar echado a perder, no solo por su historia y sus fenómenos ‘extraños’, sino además por el entorno donde se encuentra. Deberían de hacer algo para rehabilitarlo o crear algún proyecto productivo.

–¿Qué experiencia es la que más le ha sorprendido?

–La que más tensión me ha dado fue en isla Pedrosa. Era de noche y éramos seis personas. Llevaríamos 40 minutos allí y no ocurría nada. Pero cuando ya nos íbamos, en la primera planta, el KII registró un potente campo y encendí el Spirit Box. Pregunté: ¿Quieres que entre al montacargas?. Y dijo: Ahora. Entré. «Quieres», volví a oir. ¿Qué quieres’, pregunté. «A ti».

Patrocina

Deja un comentario:

Tu correo no será publicado.